Cómo Funciona Ads.txt Y Las Mejores Prácticas

Cómo Funciona Ads.txt Y Las Mejores Prácticas

Desde que se presentó la iniciativa ads.txt en 2017, se han observado tasas de uso cada vez mayores en todas las comunidades del publishing y la publicidad digital, y su impacto se siente en toda la industria. En este artículo, revisaremos qué es ads.txt, cuáles son sus beneficios y cuáles son las mejores prácticas de implementación que hemos aprendido desde su aparición.

Qué es ads.txt

Ads.txt es una iniciativa del Laboratorio de Tecnología de IAB que busca mejorar la confianza de las marcas en relación con la compra de inventarios de publishers auténticos e intenta evitar el fraude publicitario en internet. De acuerdo con la IAB, el objetivo es incrementar la transparencia en el ecosistema de la publicidad programática.

Download the complete guide to Video Discovery

Ads.txt es la sigla en inglés correspondiente a Authorized Digital Sellers, es decir, Vendedores Digitales Autorizados, y es un método simple, flexible y seguro que los publishers pueden emplear para declarar públicamente cuáles son las empresas a las que ellos autorizan a vender su inventario digital. La primera versión estuvo disponible el 27 de junio de 2017, y en la actualidad hay más de 1,2M de dominios que muestran el archivo.

Quién se beneficia con ads.txt

Básicamente, todo el ecosistema programático. Ads.txt ayuda a los publishers, a los anunciantes y a todos los involucrados. Los publishers que implementan ads.txt, junto con los anunciantes que lo exigen, ayudan a la industria en su totalidad a proteger su cadena de suministro ante estafadores que intentan mostrarse como el dominio de un publisher y cometen lo que se conoce como suplantación de dominio o domain spoofing

La suplantación de dominio es el acto de engañar a los compradores programáticos a comprar de sitios ocultos que no son necesariamente los dominios declarados por el vendedor. Sucede cuando un sitio impostor ofrece su inventario como si se tratara de un sitio real y consigue que los compradores programáticos lo compren en lugar de adquirir el inventario legítimo.

 

Ads.txt soluciona eso al reservar el sitio exclusivamente para los vendedores autorizados. Lamentablemente, los publishers que no implementan ads.txt tienen más probabilidades de pasar a las listas negras de la mayoría de los compradores, quienes quieren asegurarse de estar comprando solo tráfico autorizado.

Un publisher que implementa ads.txt transmite seguridad a los anunciantes acerca de que están comprando inventarios verificados como auténticos, y eso les permite adquirir un inventario con confianza. También le otorga control al publisher sobre su inventario en el mercado, garantizando que el valor de sus impresiones no se debilite debido a las millones de impresiones provenientes de la suplantación de identidad. Un efecto secundario es la limpieza en general que se consigue en la industria.

HOW ADS.TXT WORKS

Cómo funciona ads.txt

El mecanismo ads.txt representa un archivo de texto (.txt) que las empresas alojan en sus servidores web en el que se enumeran las empresas autorizadas para vender sus inventarios de publicidad. Este archivo de texto es de acceso público, y eso permite que los compradores programáticos puedan indexarlo y referenciarlo cuando rastrean la web en busca de archivos ads.txt antes de comprar inventarios en los mercados abiertos. Los compradores pueden cruzar los datos que ellos obtuvieron con los datos proporcionados en la solicitud de ofertas y así tomar las correspondientes decisiones de compra excluyendo a los vendedores no autorizados.

Un comprador que recibe una solicitud de oferta supuestamente de parte de Ejemplo.com puede verificar si la identificación de la cuenta del vendedor y de la plataforma de ofertas están entre los vendedores autorizados que figuran en el archivo Ejemplo.com/ads.txt (https://iabtechlab.com/ads-txt-about).

Implementación de ads.txt

Un publisher necesita crear un archivo de texto, nombrarlo y cargarlo a la raíz de su dominio.

El archivo debería contener una línea por cada vendedor autorizado del dominio en el siguiente formato:

<Campo #1>, <Campo #2>, <Campo #3>, <Campo #4 – Opcional >

La clave de la sintaxis es un formato separado por comas con tres campos definidos y un registro por renglón, ya que los registros están separados por saltos de línea.

Los contenidos de cada campo deberían completarse de acuerdo con la siguiente tabla (de IAB):

Ads.txt Table

*Los comentarios se distinguen con el símbolo «#». Cualquier renglón con «#» debería informarle al consumidor de datos que ignore la información que aparece después del símbolo «#» hasta el final del renglón.

Puedes visitar la IAB para conocer una referencia más detallada.

Mejores Prácticas para la implementación de ads.txt

Desde la implementación de ads.txt hemos aprendido mucho. Estos son 3 de los consejos más importantes que tenemos para compartir:

  1. Conserva el formato exacto de la IAB. Asegúrate de usar la cantidad específica de espacios y comas.
  2. Mantén tu ads.txt al día. El propósito final de ads.txt es asegurarse de que solo las partes autorizadas puedan vender el inventario. Si hay líneas de antiguos vendedores con los cuales no has trabajado por años, estarás dejando un flanco abierto.
  3. Identifica quién está vendiendo tu inventario y evita agregar demasiadas líneas. No es necesario bloquear socios y evitar que vendan tu inventario solo para ahorrar espacio de líneas, pero es importante mantener el control sobre quién está vendiendo tu tráfico. Si un socio potencial te da 50 líneas para implementar, asegúrate de entender por qué lo hace y qué valor obtendrás de eso.

Presentación de App-ads.txt

Para mejorar la transparencia del inventario de aplicaciones, el Laboratorio de Tecnología de IAB lanzó una extensión de la iniciativa ads.txt adaptada a aplicaciones, App-ads.txt.

El primer beta salió el 30 de noviembre de 2018 y, al igual que su predecesora, fue adoptada con entusiasmo por la industria, con un incremento en su implementación del 5500 % durante 2019.

Básicamente, es la versión de ads.txt para las aplicaciones y amplía el ads.txt original para incluir el inventario de aplicaciones usando el mismo concepto. En lugar de publicar el archivo ads.txt en el dominio raíz de cada sitio, los publishers de aplicaciones publican el archivo app-ads.txt en el dominio de sus desarrolladores. Los compradores pueden rastrear los sitios web de los desarrolladores y reunir información de app-ads.txt para cruzar los datos que ellos reciben con una solicitud de oferta y poder determinar la legitimidad de cada vendedor.

Visita esta página para conocer más sobre esto.

Conclusiones

Implementar ads.txt ha pasado a ser casi obligatorio para los publishers que desean vender sus inventarios de manera programática. Sin embargo, para obtener el máximo provecho, los publishers deben mantenerlo actualizado y asegurarse de saber quiénes son los vendedores a los que ellos autorizan. Ads.txt, junto con Sellers.json, se ha convertido en un impulsor para transparentar el panorama publicitario, que (finalmente) se está convirtiendo en un ecosistema más eficiente y honesto.